Política de Privacidad | Mapa del Sitio | Contacto
Únete a la Comunidad de Autores Expertos en Internet
 
 
Editum para Autores
   
 
Editum para Editores
   
 
Buscar en Editum
 
Busqueda Avanzada
 
 
Taller de Escritura
 
Nombre:
Email:
“Nunca venderemos o rentaremos tu dirección de email”
 
 
Enlaces Sugeridos
   
 
 
Recomendar a un Amigo
Sube Tus Artículos
Como tratar una tendinitis de aquiles con masajes
Como tratar una tendinitis de aquiles con masajes
por
Número de Palabras: 2088   Comentarios(0)
 
Imprimir Artículo
Recomendar a un Amigo
Publicador Editum
Agregar a Favoritos
Dejar un Comentario
Reportar Artículo

 

Definición y patología:   

La tendinitis Aquilea o del tendón de Aquiles es la inflamación, irritación e hinchazón dolorosa del tendón de Aquiles (tendón que conecta los músculos de la pantorrilla al talón) y de los tejidos circundantes en cualquier punto de su recorrido sin que se llegue a desgarrar ni romper. Aunque el tendón de Aquiles es uno de los más resistentes y gruesos del cuerpo, es frecuente que se vea afectado por microroturas de repetición prolongada, sobrecarga de los gemelos y sóleo, especialmente por factores anatómicos y actividad deportiva. También se pueden producir calcificaciones que son la secuela natural de la inflamación crónica (tendinosis) y aparecen cuando el cuadro ha tenido tiempo para evolucionar. Esta enfermedad se presenta como un dolor en el tendón de Aquiles y en la parte posterior del talón y la pierna, más comúnmente el dolor se localiza en un área situada a 2-3 cm. por arriba del talón pero puede ser a cualquier nivel del tendón.

Las dolencias crónicas se deben a la susceptibilidad del tendón, que sufre las fuerzas de fricción y desgaste en el lugar donde rodea la superficies posterior e inferior del calcáneo. Esto es debido a que el tejido posee una escasa vascularización en la zona. Esta dolencia de presencia crónica puede llegar a limitar gravemente el movimiento de la marcha y dificultar el bajar o subir escaleras. Si no se trata adecuadamente, la tendencia es una cicatrización inadecuada que llega a limitar el movimiento del pie e incrementa el dolor

Existen tres patologías: peritendinitis de Aquiles o inflamación de la vaina que recubre el tendón, tendinitis de inserción (entesitis), el dolor sólo se produce en la zona de inserción del tendón en el calcáneo, y la tendinosis o afectación de todo el cuerpo del tendón, que suele ser de causa degenerativa. También pueden estar inflamadas las bolsas serosas peritendinosas. La variedad de tendinitis se acompaña de lesiones que afectan al resto de las estructuras de la zona. Si no se trata a tiempo la tendinitis aquílea puede predisponer al paciente a la ruptura del tendón de Aquiles. Esta afección generalmente causa un dolor agudo, como si alguien golpeara en la parte trasera del talón con un palo o garrote.

 

Causas por las que se produce una lesión en el tendón de Aquiles:

El tendón se puede inflamar, frecuentemente debido a dos factores: la sobrecarga y la edad, aunque dicha inflamación también puede estar asociada con traumatismo, causas de origen sistémico, como reumatismos, procesos infecciosos, metabólicos y alteraciones musculares, neuromusculares o anomalía del hueso calcaneo.

 

1.-La tendinitis debida a la sobrecarga es más común en personas jóvenes y puede ocurrir en caminantes, corredores u otros atletas, especialmente cuando practican deportes que exigen mucho esfuerzo en la zona del tendón. Los atletas corren importante riesgo de desarrollar trastornos en el tendón de Aquiles. La tendinitis y tendinosis aquilea también son frecuentes en individuos cuya actividad laboral ejerce tensión en sus tobillos y pies. Tal es el caso de jornaleros y aquellos que practican deportes solamente durante los fines de semana u ocasionalmente. Algunos de los factores que influyen en la sobrecarga son:

 

a)Anatómicos: Desviación del talón, pie pronador, pie cavo o plano, talón varo o valgo. La persona hace un apoyo inadecuado del pié forzando la tracción del tendón y sus limites de elasticidad. Las piernas arqueadas también producen un apoyo inadecuado del pie que pueden perjudicar el talón de Aquiles.

 

b)Deportivos: Tipo de calzado, sistemas de entrenamiento, ejercicios exesivos.

··Calzado inadecuado: Una de las causas mas frecuentes en la sobrecarga del tendon de Aquiles es el uso de calzado poco apropiado, sobre todo en el deporte ya que muchas veces está diseñado en función de la mejora deportiva y no del confort o la protección del deportista frente a la lesión. Esto ocurre con los zapatos muy rígidos que no se doblan en el sitio donde los dedos se unen con el pie, o que pueden producir una presión directa sobre el tendón como ocurre con el calzado de contrafuerte si está muy apretado. La consistencia de la suela y los zapatos con ajuste deficiente también causan movimientos irregulares en el talón. Los cambios en la altura del calzado provocan que el tendón sufra una tracción desacostumbrada en condiciones de esfuerzo, provocando su irritación.

··Mala técnica de entrenamiento: Aquí es importante considerar, por un lado, la superficie de entrenamiento, sobre todo su dureza, adherencia, inclinación, irregularidad del suelo, etc. Y por otro, el sistema de entrenamiento: falta de calentamiento e inadecuada elastificación de musculos y tendones, correr distancias largas, aterrizar el talón en la parte trasera del mismo, ejercicios excesivos con pesas, etc.

··Estrés en el tendón de Aquiles: Aumento de la cantidad o intensidad del ejercicio. Esta actividad aplica demasiada tensión sobre el tendón, en forma muy rápida, provocando microlesiones en las fibras del tendón. Debido a esta tensión continua sobre el tendón, el cuerpo no puede reparar el tejido lesionado. Por ello la estructura del tendón se altera, resultando un dolor continuo.  

 

2.-Tendinitis debido a la edad tiene dos causas principales:

a)Falta de elasticidad en los músculos del tobillo y un tendón de Aquiles acortado e inflexible. Aunque puede ocurrir en personas jóvenes es el envejecimiento el que hace que los tendones se vuelvan mas rígidos y fáciles de lesionar.

b)La tendinitis debido a la artritis es más común en personas de mediana edad o ancianos; ya que la artritis a menudo provoca crecimientos óseos adicionales alrededor de las articulaciones y si esto ocurre alrededor del talón donde el tendón de Aquiles se fija al hueso, dicho tendón se puede inflamar y presentar dolor.

 

Síntomas:

El dolor es el signo principal. El paciente describe un dolor agudo en la zona del tendón, el talón y la pantorrilla con irritación e inflamación visible de la zona. . La palpación en el tendón es dolorosa y la piel que lo cubre puede presentarse hinchada y caliente.

El paciente puede describir que desde hace algún tiempo siente un dolor fuerte sobre todo al iniciar una actividad, al levantarse y dar los primeros pasos, que desaparece total o parcialmente con la marcha y que vuelve con mayor intensidad durante y después de la actividad física. Si ha pasado mucho tiempo, el dolor se hace más constante, incluso permanente, impidiendo la práctica deportiva o la actividad física. Al comienzo de la lesión el dolor se presenta al inicio de la actividad

Tratamiento:

a) Si está en fase aguda se recomienda:

1- Parar cualquier tipo de actividad deportiva o física que esté realizando para evitar que empeore.

2- Tratar la inflamación del tendón con crioterápia (hielo) local, El hielo constriñe (reduce o estrecha) los vasos sanguíneos, lo cual ayuda a disminuir la inflamación (hinchazón, enrojecimiento y dolor). Hay que evitar el contacto directo del hielo con la piel. Normalmente se puede envolver hielo en una bolsa o toalla y se coloca debajo del tobillo entre 10 y 20 minutos como máximo, a intervalos de 1 hora, tantas veces como sea necesario Si el dolor es muy fuerte se puede usar algún antinflamatorio de venta libre en farmacias (aspirina o ibuprofeno) para calmarlo, si el paciente no es alérgico.

3- Restringir el movimiento del tejido dañado

4- Mantener la pierna elevada colocándola sobre un banco o sobre almohadas, lo cual, también disminuye la hinchazón.

5- Llamar a un médico o ayudarle a que vaya a un hospital para que lo diagnostique y ordene un tratamiento. Este probablemente le hará radiografías, ecografía, resonancia magnética o ultrasonido. Si se solicitan estas pruebas puede encontrarse datos que sugieren inflamación de los tejidos blandos y en casos muy crónicos, calcificaciones. Las radiografías pueden ayudar a diagnosticar artritis y una resonancia muestra la inflamación del tendón. Es importante determinar si hay una ruptura parcial o total del tendón de Aquiles, esto es más frecuente en pacientes con tendinitis crónica, en tal caso el médico puede solicitar una intervención quirúrgica.

b) Tratamiento cuando ya no esta en fase aguda

El médico recomendará al paciente un reposo de la actividad deportiva o física de entre 3 a 6 semanas, dependiendo del grado de la lesión y de la progresión en todo el proceso. Hasta la tercera semana debe aplicarse crioterapia varias veces al día durante 20 a 30 minutos e irá apoyando progresivamente el pié inmovilizado con un vendaje u ortesis. Sobre la sexta semana se le puede autorizar el comienzo gradual en la intensidad y duración de los ejercicios.

La duración de la recuperación depende de muchos factores, como la edad, salud y lesiónes anteriores. El tiempo de recuperación depende también de la gravedad de la lesión (si es de 1º o 2º grado). Un tendón que está levemente inflamado y que es reciente la lesión puede mejorar en un par de semanas. Un tendón significativamente inflamado y que ha estado doliendo desde hace mucho tiempo puede tardar hasta algunos meses en mejorar. Se tienen que dejar de realizar las actividades que causan el dolor hasta que el tendón haya cicatrizado o sus síntomas volverán a aparecer y tardará más tiempo en recuperarse.

Cuando el médico lo autorice el paciente se puede someter a una rehabilitación gradual para que la tendinitis mejore con mas rapidez. En general es recomendable que a partir de la segunda semana de la lesión se comience a hacer rehabilitación para evitar la atrofia muscular. La rehabilitación la hará un fisioterapeuta o un Quiromasajista cualificado. Para comenzar un tratamiento es fundamental que el dolor agudo haya desaparecido. Los métodos de tratamiento para la tendinitis aquilea dependen de la antigüedad de la lesión y el nivel de daño provocado al tendón. 

 

Rehabilitación a través del Masaje:

Si a partir de la segunda semana la zona afectada aún es dolorosa a la palpación o al movimiento o presenta algún signo de inflamación el masjista se limitará a aplicar crioterapia y hará masajes para descargar la tensión de los músculos periféricos sobre todo en el tríceps sural.

Tras las sesiones es conveniente volver a aplicar un vendaje terapéutico para evitar el sobre esfuerzo de la zona afectada, y ayudar a una recuperación más rápida.

Cuando la hinchazón a desaparecido se puede iniciar un tratamiento a través de masajes. El terapéuta debe hacer una exploración local palpatoria: para hallar el punto más doloroso y si aún existe hinchazón, o la presencia de nódulos que lo engrosen (cuando la tendinitis se transforma en degeneración, el tendón puede dilatarse y desarrollar nódulos en el área donde el tejido está dañado). También debe hacer un balance muscular de la zona afectada para valorar la flexibilidad del tendón, la movilidad del pié y el acortamiento muscular en la pantorrilla, así como las diferencias entre el lado izquierdo y derecho. De esta forma podrá aplicar las técnicas más adecuadas.

Lo normal es un masaje general en ambas piernas, seguido de la aplicación de alguna tecnica neuro muscular en la zona del tendón, para completar la sesión se realizan estiramientos pasivos suaves que involucren sobre todo al tendón de Aquiles y a los músculos sóleo, gemelo interno y externo. Esta se considera la parte más importante del tratamiento ya que el tendón tiene que recuperar su elasticidad y fortalecerse para no volver a lesionarse.

Lo recomendable es repetir estas sesiones al menos una vez por semana y durante el tiempo que tarde en curarse la lesión (unas seis semanas) esto es: que pueda mover la pierna lesionada en todas las direcciones de igual forma que la pierna sana, tiene la misma fuerza en el pié lesionado que en el sano, puede caminar en línea recta sin sentir dolor. Las sesiones pueden ir aumentando poco a poco el grado de intensidad a medida que el pie va recuperando su fuerza y elasticidad.

Prevención y Cuidados:

Una vez que lo autorice el médico se puede volver a la actividad deportiva o normal, aumentando gradualmente el peso que se carga sobre el tobillo.

La conservación de la fortaleza y la flexibilidad de los músculos de la pantorrilla ayudan a reducir el riesgo de tendinitis. Antes de cada actividad física es recomendable hacer ejercicios suaves y prolongados de estiramiento activo o pasivo en la zona del tendón para reducir la tensión, así como ejercicios diarios para fortalecerlo

También hay que evitar ejercicios que supongan sobreesfuerzos, utilizar el calzado adecuado para el tipo de pie y de actividad, plantillas y vendajes funcionales preventivos de refuerzo durante la actividad deportiva o física.

 

 
Martin Plass Quiromasajista terapéutico deportivo http://relaxarteterapias.blogspot.com

Fuente del Artículo: http://www.editum.org/autor-=-.html
Este articulos esta en nuestro catálogo desde Monday 01 December, 2008.
Este artículo ha sido leído 63535 veces.
Otros Artículos Recientes en Editum.org de la Categoría Salud y Estar en Forma:Masajes
Artículos Más Vistos de Editum.org en la Categoría Salud y Estar en Forma:Masajes
Calificar Este Artículo:
Calificación actual:
(3 votos, promedio: 4.5 de 5 )
 
Cita al estilo MLA:
, . "Como tratar una tendinitis de aquiles con masajes." Editum.org  01 December 2008. 01 August 2014 
<http://www.editum.org/Como-tratar-una-tendinitis-de-aquiles-con-masajes-p-1799.html>.
Cita al estilo APA:
, .  (2008,December 01). Como tratar una tendinitis de aquiles con masajes. Editum.org.
Obtenido en August 01, 2014, de http://www.editum.org/Como-tratar-una-tendinitis-de-aquiles-con-masajes-p-1799.html
Cita al estilo Chicago:
, .  2008 Como tratar una tendinitis de aquiles con masajes. Editum.org (December, 01),
http://www.editum.org/Como-tratar-una-tendinitis-de-aquiles-con-masajes-p-1799.html (accesado en August 01, 2014