Política de Privacidad | Mapa del Sitio | Contacto
Únete a la Comunidad de Autores Expertos en Internet
 
 
Editum para Autores
   
 
Editum para Editores
   
 
Buscar en Editum
 
Busqueda Avanzada
 
 
Taller de Escritura
 
Nombre:
Email:
“Nunca venderemos o rentaremos tu dirección de email”
 
 
Enlaces Sugeridos
   
 
 
Recomendar a un Amigo
Sube Tus Artículos
Fimosis: Tratamientos Y Riesgos A Tener En Cuenta
Fimosis: Tratamientos Y Riesgos A Tener En Cuenta
por
Número de Palabras: 612   Comentarios(0)
 
Imprimir Artículo
Recomendar a un Amigo
Publicador Editum
Agregar a Favoritos
Dejar un Comentario
Reportar Artículo

La fimosis afecta al sexo masculino en un porcentaje considerable. Suele ser dolorosa y molesta, particularmente cuando el pene presenta una erección media o total. En este artículo la definimos, indicamos el posible tratamiento y los riesgos que deben ser tenidos en cuenta antes de tomar la decisión de realizar una cirugía.

¿Qué es la fimosis?

El diagnóstico de fimosis es clínico, se establece cuando el prepucio no es retraible total o parcialmente y se aprecia un anillo de estrechamiento, que se marca sobre la cabeza del glande  (fimosis secundaria), dicha desproporción entre  la anchura del prepucio y la cabeza del glande, debe de diferenciarse de la simple incapacidad de retracción en un niño pequeño, lo cual es fisiológico (fimosis primaria). También se debe de diferenciar de las adherencias balano-prepuciales.

Fimosis: causas posibles
Se cree que la fimosis es una malformación congénita; sin embargo en muchos casos las verdaderas fimosis son "adquiridas", causadas por las repetidas retracciones forzadas y traumáticas de la delicada piel del prepucio durante los primeros años de la vida.
Aún en el caso de esta condición, existe la forma de corregirla haciendo un sencillo procedimiento quirúrgico que permite conservar al prepucio para sus funciones en la edad adulta (actividad sexual y protección), a lo que se le denomina plastia del prepucio.

Fimosis: algunas estadísticas
La fimosis se presenta en el 80% de los recién nacidos y es normal que permanezca hasta aproximadamente los dos años de edad, donde el prepucio protege al glande de la irritación por el amoníaco de la orina. A los 3 años de edad, sólo el 10% de los niños se ven afectados y en los 16 a 17 años afecta solamente al 1%.

Fimosis: cuadro clínico
En el hombre adulto puede ocasionar dificultades en la actividad sexual y en algunos afecta también la micción.
Se ve favorecido el desarrollo de infecciones a repetición de una irritación permanente, muy riesgosas, al impedir la correcta higiene del glande y de la cara interna del prepucio. Estas infecciones se denominan balanitis o balanopostitis y se caracterizan por la eliminación de una secreción purulenta.
Una complicación frecuente es la denominada parafimosis, causada por el hombre que ha podido exponer en forma forzada el glande sobrepasando el anillo de estrechez y el prepucio queda estancado en el fondo del glande con la consiguiente estrangulación de toda la región. Tanto el glande como el prepucio se hinchan impidiendo cada vez más poder revertir el cuadro con un serio compromiso circulatorio local.

Fimosis: tratamientos
El tratamiento de elección indicado cuando la piel de la región se encuentra alterada es la circuncisión. Queda reservada para aquellos niños de más de tres años de edad con fimosis, antecedentes de infecciones locales a repetición o parafimosis. Si bien es un recurso que tiene ciertas ventajas, sus indicaciones son muy precisas porque el prepucio cumple funciones protectoras del glande y es una zona erógena esencial.
Consiste en una intervención quirúrgica menor, que habitualmente es realizada con anestesia local.
En la parafimosis puede intentarse, sobre todo en los períodos iniciales, la reversión manual; de no ser posible, por encontrarse ya avanzado, se intentará seccionar el dorso del anillo constrictivo y reubicar los elementos en sus lugares.

Cuidados posquirúrgicos y posibles riesgos
Luego de la intervención:
■ La recuperación sin problemas puede ser en 8-10 días.
■ Se debe tener cuidado, únicamente, con las erecciones, que pueden generar hemorragias y alteraciones en las suturas.
Los riesgos de la intervención son los siguientes, aunque se dan en contadas ocasiones:
■ Sepsis
■ Amputación
■ Lesiones uretrales
■ Extirpación de un exceso de prepucio.


 


Fuente del Artículo: http://www.editum.org/autor-=-.html
Este articulos esta en nuestro catálogo desde Saturday 12 April, 2008.
Este artículo ha sido leído 87182 veces.
Otros Artículos Recientes en Editum.org de la Categoría Salud y Estar en Forma:Enfermedades
Artículos Más Vistos de Editum.org en la Categoría Salud y Estar en Forma:Enfermedades
Calificar Este Artículo:
Calificación actual:
(1 votos, promedio: 5 de 5 )
 
Cita al estilo MLA:
, . "Fimosis: Tratamientos Y Riesgos A Tener En Cuenta." Editum.org  12 April 2008. 25 July 2014 
<http://www.editum.org/Fimosis-Tratamientos-Y-Riesgos-A-Tener-En-Cuenta-p-914.html>.
Cita al estilo APA:
, .  (2008,April 12). Fimosis: Tratamientos Y Riesgos A Tener En Cuenta. Editum.org.
Obtenido en July 25, 2014, de http://www.editum.org/Fimosis-Tratamientos-Y-Riesgos-A-Tener-En-Cuenta-p-914.html
Cita al estilo Chicago:
, .  2008 Fimosis: Tratamientos Y Riesgos A Tener En Cuenta. Editum.org (April, 12),
http://www.editum.org/Fimosis-Tratamientos-Y-Riesgos-A-Tener-En-Cuenta-p-914.html (accesado en July 25, 2014