Política de Privacidad | Mapa del Sitio | Contacto
Únete a la Comunidad de Autores Expertos en Internet
 
 
Editum para Autores
   
 
Editum para Editores
   
 
Buscar en Editum
 
Busqueda Avanzada
 
 
Taller de Escritura
 
Nombre:
Email:
“Nunca venderemos o rentaremos tu dirección de email”
 
 
Enlaces Sugeridos
   
 
 
Recomendar a un Amigo
Sube Tus Artículos
Mujer, Una Nueva Conciencia Espiritual
Mujer, Una Nueva Conciencia Espiritual
por
Número de Palabras: 933   Comentarios(0)
 
Imprimir Artículo
Recomendar a un Amigo
Publicador Editum
Agregar a Favoritos
Dejar un Comentario
Reportar Artículo

Prajapita Brahma, un visionario, fundó la Universidad Espiritual Mundial Brahma Kumaris en 1937 en la India. En aquella época el estatus de la mujer era, ante la sociedad en general, inferior la del hombre por decir lo menos. Oprimida y subyugada. Sin embargo, su profunda espiritualidad lo llevó a reconocer y elevar a una muy especial y joven mujer hasta la dirección general de esta organización que hoy cuenta con 10000 centros de meditación en 100 países y con más de 900.000 estudiantes regulares.
Mujer extraordinaria su directora actuales, Dadi Janki, y ha sido a través del amor y de ejercer una nueva conciencia espiritual, que se ha logrado la expansión mundial de esta organización sin ánimo de lucro, que jamás cobra por ningunos de sus cursos y que hoy día cuenta con estatus general consultivo ante la ONU.

Esta nueva conciencia espiritual va más allá del género y de cualquier consideración física como raza, religión, cultura, idioma. Es simple y profunda. Consiste en darme cuenta de que yo soy un ser espiritual que vive una experiencia humana la cual puedo considerar un rol, un papel en este escenario del mundo, y que me permite relacionarme con los demás viéndolos de igual forma, como seres espirituales que también están desempeñando sus roles.

También esta conciencia espiritual me permite saberme y sentirme un ser de paz. Y darme cuenta que tengo dentro de mí las virtudes de Dios las cuales solamente debo despertar y permitir que se expresen, para hacer de mi vida una vida que merezca ser vivida en toda su plenitud, ¡independiente de las circunstancias que me rodeen! Viendo y viviendo la vida de esta forma, dejan de existir las diferencias entre los seres humanos y nace un profundo respeto por toda forma de vida, respeto por el rol que desempeña cada uno, respeto por sus creencias y actuaciones, respeto por la forma como cada uno ve la vida y de ese respeto nace también el verdadero amor. El amor más importante para la mujer es el amor a sí misma el cual la empodera en su real valor, le permite ser ella misma sin dependencias ni ataduras, la llena de autorrespeto y la libera de esos ancestrales apegos que la han mantenido subyugada.

Autoestima significa sentirme bien, sentirme bella externa e internamente. Externamente sin que importen tanto los parámetros de belleza física. Sencillamente sentirme bella. Internamente al reconocer en mi, la belleza intrínseca del alma humana. Tengo alta autoestima cuando no es necesario que ninguna otra persona me avale en mi pensar, hablar o actuar porque las tres son consistentes y están alineadas con los valores fundamentales del ser.

La mujer con alta autoestima es líder espiritual innata, desarrolla altamente su capacidad intuitiva y manifiesta una fina percepción de los sentimientos de los otros. Esto le permite comprender y amar a los demás y reconocer en ellos potencialidades desconocidas.
Es a través de ese amor que se expresa su liderazgo. Al delegar responsabilidades, al amar con desapego, al servir de ejemplo con su comportamiento, al comprometerse con su tarea, al dar fortaleza.

Amar con desapego. Un verdadero desafío. Se necesita tener la mente limpia y el corazón muy puro, para expresar una naturaleza amorosa pero sin querer ejercer el control.

La mujer con alta autoestima no se queda atrapada por chismes o habladurías, sabe discriminar juzgar y decidir, es profunda en sus conceptos y espiritual en su pensar. Es libre del pasado y se enfoca en sus objetivos. Es eficiente en su actuar. Y es allí cuando ella expresa la acción positiva y directa de la espiritualidad en la vida. Una mujer profundamente espiritual, irradia paz, felicidad y amor a través de los cuales influye positivamente en el entorno y en las personas a su alrededor, permitiendo y promoviendo también su transformación.
La mujer con alta autoestima se relaciona y se comunica de forma natural y fluida consigo misma, con los demás y con su entorno. Es amiga de sí misma y también es amiga de Dios. Esa estrecha relación con Él es su máximo secreto, su máxima fortaleza. Su fuente de sabiduría, poder y autorrespeto. Su única fuente de felicidad. Y es solamente al sentir el amor de Dios por mí, que nunca más mi autoestima vuelve a caer, y es mediante mi propia transformación que esta autoestima puede alcanzar tal altura que se convierte en autorrespeto.

Este autorrespeto es el reconocimiento y la vivencia de mi propia dignidad.
Esta nueva conciencia espiritual es una conciencia liberadora y refrescante, llena de esperanza y de poder, que es capaz de terminar con la tristeza del pasado y entregar una promesa extraordinaria acerca del futuro. La mujer actual que vive en esta conciencia espiritual se podría llamar una Shakti. Shakti significa poder.
Conozco algunas de esas mujeres, meditadoras de largos años, ejemplos vivos del ejercicio de esa conciencia espiritual. De diferentes edades, arraigos y culturas. Todas tienen un denominador común. Son seres de paz y amor, son ángeles. Son Shaktis.

Soy una orgullosa estudiante de esta extraordinaria Universidad que conocí hace 4 años y cuyas enseñanzas solo han traído a mi vida amor y felicidad. La práctica de la meditación Raja Yoga, me ha permitido descubrir mi verdadero yo, descubrir capacidades desconocidas en mí para ponerlas al servicio de Dios y de la humanidad, me ha permitido el reencuentro conmigo misma. Me ha dado la capacidad de una forma única de relacionarme con mis semejantes, me ha llenado de seguridad y confianza.

Y también de fe. Una fe completa en Dios y en el futuro.

 
Profesora y estudiante de Brahma Kumaris en Bogotá es odontóloga, viuda y madre de cuatro hijos. Actualmente de desempeña como lider de grupos de distribución independiente de Alimentos Naturales de alta tecnología, (Herbalife internacional).

Fuente del Artículo: http://www.editum.org/autor-=-.html
Este articulos esta en nuestro catálogo desde Thursday 24 April, 2008.
Este artículo ha sido leído 3404 veces.
Otros Artículos Recientes en Editum.org de la Categoría Superación Personal:Espiritualidad
Artículos Más Vistos de Editum.org en la Categoría Superación Personal:Espiritualidad
Calificar Este Artículo:
Calificación actual:
(2 votos, promedio: 1.5 de 5 )
 
Cita al estilo MLA:
, . "Mujer, Una Nueva Conciencia Espiritual." Editum.org  24 April 2008. 31 July 2014 
<http://www.editum.org/Mujer-Una-Nueva-Conciencia-Espiritual-p-963.html>.
Cita al estilo APA:
, .  (2008,April 24). Mujer, Una Nueva Conciencia Espiritual. Editum.org.
Obtenido en July 31, 2014, de http://www.editum.org/Mujer-Una-Nueva-Conciencia-Espiritual-p-963.html
Cita al estilo Chicago:
, .  2008 Mujer, Una Nueva Conciencia Espiritual. Editum.org (April, 24),
http://www.editum.org/Mujer-Una-Nueva-Conciencia-Espiritual-p-963.html (accesado en July 31, 2014