Política de Privacidad | Mapa del Sitio | Contacto
Únete a la Comunidad de Autores Expertos en Internet
 
 
Editum para Autores
   
 
Editum para Editores
   
 
Buscar en Editum
 
Busqueda Avanzada
 
 
Taller de Escritura
 
Nombre:
Email:
“Nunca venderemos o rentaremos tu dirección de email”
 
 
Enlaces Sugeridos
   
 
 
Recomendar a un Amigo
Sube Tus Artículos
¿Quién hecha de menos el “verde olivo” de Fidel?
¿Quién hecha de menos el “verde olivo” de Fidel?
por
Número de Palabras: 1231   Comentarios(0)
 
Imprimir Artículo
Recomendar a un Amigo
Publicador Editum
Agregar a Favoritos
Dejar un Comentario
Reportar Artículo

 

A principios de los años 70 yo trabajaba en Cuba. Formaba parte del equipo soviético que asesoraba  al Primer Congreso del Partido Comunista cubano. Fidel era mi ídolo. Para mí como para muchos jóvenes creyentes en el ideario comunista fue una encarnación viva de lo mejor que según nuestra creencia podría ser una revolución que acabaría con las injusticias de este mundo.La imagen de Fidel parecía aun más viva en comparación con los líderes soviéticos de aquella época que todos eran ya bastante viejos y parecían muy anticuados.No era una simple admiración. Era algo parecido al fervor religioso. Cuando por primera vez el Comandante apretó mi mano yo renuncié a  lavarla durante un tiempo. No me pasaba por la cabeza pensar que, sin lavarla, tal vez Fidel no tuviese nunca más interés en apretar de nuevo una mano tan sucia. Luego hubo otros apretones de mano y unas cuantas frases que ahora recuerdo vagamente.  Me sorprendía mucho uno de mis jefes que no compartía en absoluto mi entusiasmo. Él conocía a Fidel desde la revolución y fue uno de los primeros soviéticos que entró en contacto con el líder cubano.  A su hermano Raúl mi jefe lo había conocido incluso antes.

-“Ese tío con barba es muy bueno para la propaganda. Pero en la política es un maniaco depresivo del que nunca te puedes fiar.”

Para darme una lección de las diferencias que hay entre la política real y la propaganda comunista me contó una historia. Hablaba  de una carta de Fidel a Jrushchov durante la crisis de los misiles en octubre de 1962. Por primera vez en la Historia el mundo estaba al borde de una hecatombe nuclear. La carta de Fidel, era, naturalmente, materia totalmente reservada en aquel entonces entre otras cosas porque se trataba de una misiva personal del Comandante al líder soviético. Se suponía que nadie debería conocer su contenido excepto los intérpretes.Fidel proponía a la Unión Soviética dar un golpe preventivo contra los Estados Unidos y escribía que si era necesario sacrificar al pueblo cubano para la victoria total del socialismo, él aceptaba este sacrificio en nombre del pueblo cubano.

Jrushchov cometió muchos errores en su vida política. Tampoco tenía fama de ser una persona del todo equilibrada. Golpeó con su zapato la cátedra de Naciones Unidas. Tomaba muchas decisiones improvisadamente. Pero incluso él, después de enterarse de la carta de Fidel (hubo más de diez variantes de esta carta, todas dictadas por Fidel en presencia del representante de Jrushchov y en todas se repetían los mismos motivos suicidas) quedó impresionado:

-“Este tío barbudo está como una cabra”.Después de la crisis de los misiles hubo muchas visitas oficiales de cubanos a Rusia y de diferentes líderes soviéticos a Cuba, se llevaron a cabo un montón de manifestaciones que exaltaban la amistad eterna entre los dos pueblos revolucionarios y antiimperialistas, la Unión Soviética tiró decenas de miles de millones de dólares para mantener el “experimento cubano”. Pero nunca más hubo nada parecido a  una confianza mutua entre los líderes supremos de los dos países, nunca más volvieron a fiarse de Fidel.Personalmente me encantaba Cuba, aún hoy quiero a este país y a  sus gentes y le estoy muy agradecido por conocer allí el amor de mi vida. No es una cubana pero en otras circunstancias nunca me hubiese encontrado con mi mujer que procedía de otra parte de la inmensa Unión Soviética.Hay que reconocer también que Cuba siempre estaba dispuesta a jugar una mala pasada a mi país. En política exterior e incluso en los tímidos intentos de reformar el sistema socialista desde dentro. Cada vez que en Moscú soplaban tímidamente vientos de cambio, siempre que intentábamos normalizar nuestras relaciones con Estados Unidos o reformar un poco nuestra precaria economía, Fidel nos guardaba una nueva sorpresita revolucionaria, que terminaba por hacer añicos cualquier esperanza de transformación del sistema soviético para hacer de él algo humanamente aceptable.Tampoco vamos exagerar su papel diabólico porque la decisión de apoyar a la revolución cubana tomada en solitario por Jrushchov en contra de la opinión más cauta del resto de los líderes soviéticos tenía un solo motivo, “fastidiar a los gringos”.

La decisión de dar su apoyo a Fidel fue tomada por Jrushchov justamente después de su  viaje por los Estados Unidos en el otoño del 1959 cuando el máximo líder soviético de repente se dio cuenta, viendo la realidad norteamericana, de que la Unión Soviética no tenía la más mínima posibilidad de ganar en una competencia leal con los EE.UU. Y esta había sido  la meta estratégica planteada a los comunistas soviéticos por sus líderes. 

Si era imposible ganar en una competencia leal y de forma limpia, había que recurrir a las trampas. Para los líderes soviéticos ayudar a Cuba fue una de estas trampas que preparaban en su “estrategia pacífica” contra los norteamericanos. Pero resultó ser un boomerang ideológico.  

A veces pienso que, sin esta alianza forjada dentro de la ideología comunista, la historia de la Rusia soviética podría haber sido muy distinta.  Con su intervención en Angola los cubanos hundieron la política de distensión con los Estados Unidos en los años 70. La consecuencia directa de este fracaso fue la intervenci

ón soviética  en Afganistán que culminó con el derrumbe total del imperio soviético.Hace pocos días  Fidel ha salido otra vez de su refugio medicalizado luciendo una guerrera de verde olivo. En los comentarios de los periodistas europeos a éste, según algunos, evento histórico que parece competir en España con lo más florido de la prensa del corazón, me sorprendió la nostalgia… ¿A qué viene esta nostalgia en periodistas que son mucho más jóvenes que yo?

Abundan también quienes están obsesionados con las reformas inminentes en Cuba. No lo creo. El único anuncio “realista” del Comandante al resto de su pueblo tendría que ser: “Pueblo revolucionario de Cuba, mañana os espero a todos reunidos en el cementerio central para cavar una gran tumba colectiva donde vais a ser todos enterrados  vivos”. 

 No se asusten: es un viejo chiste soviético. Los líderes comunistas decidieron hacer un experimento para descubrir si quedaba algo de dignidad en el pueblo soviético y hasta cuando estaba dispuesto a soportar la humillación y el maltrato de la dictadura comunista. Después de varias pruebas al puro estilo sado, que no provocaron ni la menor señal de protesta por parte del pueblo, lo jefazos soviéticos  decidieron recurrir a la última y definitiva prueba. Fue un anuncio de que mañana se espera a todo el pueblo soviético en el cementerio para cavar una tumba colectiva donde se enterrarían vivos a todos.

Después de escuchar este anuncio alguien, entre la inmensa muchedumbre ­­-“¿Qué quieres preguntar?” –  se dirigieron al atrevido.-“Las herramientas para cavar la tumba: ¿tenemos que llevarlas  nosotros o los camaradas jefes nos las van a facilitar en el cementerio?”.

 En Cuba hay voces de protesta. Es la voz de Guillermo Fariñas y sus compañeros desterrados. También siguen los disidentes en las cárceles cubanas.  Y cuando ahora veo a Fidel paseando con su “verde olivo” me recuerda a un personaje de la obra de Tirso de Molina. Se llamaba “convidado de piedra” y solo abandonaba su pedestal para llevar a alguien a la tumba. Así es el Fidel de ahora. Así ha sido desde siempre.Hubo una vez  hace cincuenta años (en los años 60) que ya estaba dispuesto a acabar  de una sola vez con todo el pueblo cubano en un apocalipsis nuclear. 

    

 
Vladimir Kokorev. Licenciado en Filología Románica y Doctor en Historia. Es autor y coautor de más de 10 libros y 100 artículos publicados en la prensa rusa e internacional sobre política internacional. Hasta finales de los ochenta, Vladimir Kokorev ocupó diferentes cargos de responsabilidad en la Administración Soviética, concretamente en el área de relaciones y cooperación con el continente africano.

Fuente del Artículo: http://www.editum.org/autor-=-.html
Este articulos esta en nuestro catálogo desde Tuesday 10 August, 2010.
Este artículo ha sido leído 403 veces.
Otros Artículos Recientes en Editum.org de la Categoría Noticias y Sociedad:Política
Artículos Más Vistos de Editum.org en la Categoría Noticias y Sociedad:Política
Calificar Este Artículo: (Sin Calificación Aún)
 
Cita al estilo MLA:
, . "¿Quién hecha de menos el “verde olivo” de Fidel?." Editum.org  10 August 2010. 29 July 2014 
<http://www.editum.org/Quien-hecha-de-menos-el-verde-olivo-de-Fidel-p-4505.html>.
Cita al estilo APA:
, .  (2010,August 10). ¿Quién hecha de menos el “verde olivo” de Fidel?. Editum.org.
Obtenido en July 29, 2014, de http://www.editum.org/Quien-hecha-de-menos-el-verde-olivo-de-Fidel-p-4505.html
Cita al estilo Chicago:
, .  2010 ¿Quién hecha de menos el “verde olivo” de Fidel?. Editum.org (August, 10),
http://www.editum.org/Quien-hecha-de-menos-el-verde-olivo-de-Fidel-p-4505.html (accesado en July 29, 2014